viernes, 13 de marzo de 2009

Myriam estaba marcada (3)


(...) y recordó: 

"...al secuestrar a sus víctimas las ata de pies y manos, las lleva al bosque; les hace una incisión en el vientre para marcarlas y, mientras corta levemente su piel y emana la sangre púrpura, lame desesperado un poco de aquél líquido. Cuando la persona está marcada ya no hay nada que se pueda hacer, solo rezar para que la bestia sea rápida y para que no exista tanto dolor en esa cruel agonía. Morir así es lo peor que le puede ocurrir a alguien..."

Era eso... ella ya había sido marcada, era por eso que sentía aquél dolor en el vientre; la piel le ardía y le picaba a la vez y la sangre se había secado entre la bata y su piel haciendo que ésta se pegara a su cuerpo y causándole una sensación horrible. Quizo sentarse, quizo ver la marca dolorosa de su vientre, quizo despegarse la ropa de la piel para que la herida respirara... para que ya no le doliera más, para sentirse mejor pero no pudo porque las ataduras de manos y pies no la dejaban.
 
La angustia la recorrió entera y las lágrimas cayeron de sus ojos al pensar en lo que venía. Nadie sabía que ella estaba allí, probablemente la buscarían por otros lugares pero nunca en una parte tan alejada... nunca la buscarían dentro de ese bosque espeso. 

Pensó en las historias de su abuelo e intento recordarlas todas intentando estudiar la manera de salir de allí... todo parecía tan fantasioso y tan real en ese momento. 

"...bebe su sangre hasta que no queda nada, les quita toda la esencia; los absorve mientras ellos gritan de dolor sintiendo como las venas se retraen, como la piel pierde pigment. El corazón late cada vez con menos fuerza y esos minutos de agonía se hacen interminables. Él para de beber cuando su víctima está apunto de morir. Le encanta ver a su víctima luchando por el último hilo de vida. Un trago mas de sangre y nada más. Pero él prefiere observar..."

El cielo estaba totalmente claro. Podría haber sido un hermoso día, un día normal desayunando al lado de su abuelo pero ahora estaba atrapada en medio de un cuento de terror, de un relato, de una leyenda que había escuchado y a la que no le tomó la más mínima importancia. 

Mientras se debatía el hecho de aceptar que éste solo era el principio del fin escuchó un sonido gutural muy ronco como si lo emitiera una especie de animal que andaba cerca y el sonido a pasto quebrándose por pisadas la hizo poner cada vez mas nerviosa.

Un voz susurrante que salía de entre los arbustos le dijo: "Fuiste elegida, no hay nada más que puedas hacer". Myriam tembló de pánico y cerró los ojos con fuerza. Intento no moverse, como si con ello hubiese podido alejar esa voz. Las lágrimas caían sin que ella pudiese hacer nada para evitarlo. Ella ya estaba marcada. Sentía su muerte cerca, respiraba su propio final. 

Miryam se puso a rezar(...) 

(continuará)

6 comentarios:

Maucho dijo...

Se ve interesante tu blog, tratare de leerlo seguido ;).

Emarts dijo...

¡Emarts esta de REGRESO! - tumblr.emarts.pe

santiagoMdc dijo...

como continuara? estare esperando...

A.Y.M.E. dijo...

hola, espero que estes bien
me ha gustado tú blog, y msa lo que escribes es genial, espero que no te moleste mi comentario

tú blog me gusta

bye

Blá. dijo...

ouu shedddd

Blá. dijo...

me gustaa