lunes, 13 de abril de 2009

La bestia se acerca (Myriam aun no escapa)


(...) el abuelo giró bruscamente para pedirle a los demás que procuraran hacer el menor ruido posible porque ya estaban cerca...

Mientras tanto en la espesura del bosque, Myriam se devanaba los sesos pensando en alguna manera de escapar. En el medio de la nada y atada a los árboles no había mucho que pudiese hacer por ella misma. Miraba detenidamente todo el lugar en busca de algo que pudiera ayudarla para, por lo menos, cortar las sogas. 

El sudor caliente corría por su frente a causa de la desesperación; las horas pasaban y ella sabía que ya no le quedaba mucho tiempo... y moría de los nervios de solo recordar las historias del abuelo... esa muerte era (sin lugar a dudas) la peor de todas. 

Myriam había perdido a sus padres a los 5 años (Éstos la habían dejado con su abuelo mientras se iban por unos cuantos días a un viaje de negocios al que no podían llevarla. El avión tuvo un desperfecto y cayó en medio del océano... todos los pasajeros fallecieron; es así como el abuelo se había quedado con Myriam y la había adoptado casi-casi como su hija)


Ahora el abuelo decidido se abria paso entre las ramas para rescatar lo que más quería... 
Ya eran casi las 5pm, no quedaba mucho tiempo antes de que oscureciera... de pronto se escuchó un sonido de entre los arbustos; los hombres atentos cargaron sus armas y apuntaron a ningún lugar en particular... un sonido de bestia hambrienta mezclada con la respiración de un hombre agitado se empezó a escuchar cada vez más fuerte...

El abuelo sabía que "eso" ya se había dado cuenta de su presencia

(...) continuará

4 comentarios:

santiagoMdc dijo...

cloverfield? xD
al fin aparecerá eñ mounstro yeee!

* Fernando * dijo...

Tu lado literario :)

Tienes muchos lados, no solo el de la Kate Interior :) Como toda persona, tu también eres un mundo por descubrir :)

Saludos! :)

Scannacristiani dijo...

QUEREMOS MAS ! QUEREMOS MAS !

MARTÍN RINCÓN HOEFKEN dijo...

Me ha dejado con las ganas de saber que seguirá... Pronto!