lunes, 6 de abril de 2009

La búsqueda de Myriam


(...) El abuelo se había puesto aquellas botas negras que usaba en su juventud para guiar a los demás a las famosas excursiones terroríficas... (él sabía hasta que parte del bosque podía entrar con tranquilidad con tanta gente para que nada "extraño" sucediera) y era allí donde -en su juventud- bajo un árbol narraba sus famosas leyendas... 

El tiempo había pasado, él ya no era el mismo joven de antes, había dejado las excursiones porque los achaques de la edad ya no lo dejaban adentrarse una vez a la semana en ese bosque espeso, pero no había dejado de contar las historias que a todos les encantaban. Aunque muchos creían que sus cuentos eran inventados, la mayoría de ellos estaba basado en realidades... y él lo sabía muy bien; mucho más ahora que se encontraba caminando en el bosque junto a 4 hombres jovenes y robustos buscando a su nieta Myriam que aparentemente había sido secuestrada por "esa bestia" protagonista de la mayoría de relatos y cuentos fantasiosos... nadie sabía como era realmente su aspecto físico... nadie había sobrevivido a excepción de un niño hace 60 años... un niño que ahora no era más que un hombre frágil por el que los años no habían pasado en vano... pero eso nadie lo sabía... (sí! aquél niño era él...) por eso el abuelo cargaba la esperanza de que su nieta se salvaría. Él la rescataría y sabía como hacerlo... la única desventaja era que él ya no poseía la misma fuerza y ahora a duras penas lograba avanzar en la espesura del bosque. 

Habí recorrido aquel lugar durante toda su vida y creía saber donde quedaba aquel claro, en donde la bestia llevaba a sus víctimas... justo en el corazón del bosque, pasando por el árbol en  forma de serpiente... ese árbol había crecido chueco casi arrastrándose en el piso formando unas curvas extrañas imitando a una serpiente gigante... en la leyenda que contaba el abuelo, aquel árbol creció así a causa del ambiente maligno que aspiraba... ese árbol absorvió la negatividad del aire y tomó una espelusnante forma (...) 

...continuará

5 comentarios:

En silencio dijo...

De nada, y las incoherencias (aka webadas) son geniales (Y)
Soy fan del terror, tmbn escribo cuentos y estoy pensando en hacer un corto. Tal vez publique un cuento en mi blog para que lo chequees -si es que llego a terminar alguno de los tantos que comenzé U_u-.
saludos

ps: espero la sgte parte del cuento (:

santiagoMdc dijo...

ou el abuelo fue un héore anónimo. Asi pasen mil años las mañas no se pirden xD

Raulín Raulón... dijo...

Sí, sin la sabiduría del abuelo, la fuerza de los patas no sería más que alimento adicional para la bestia.

Seguiré, hace tiempo que no leo nada de terror no urbano.

Marcelo Saavedra dijo...

Me quedo con ganas de leer mas de aquella historia. Me deja muchas dudas que son parte del suspenso clásico de las narraciones fantásticas.

Hace mucho que no leía algo de ese género, me llevo una grata sorpresa.

Andaba de pasada, leí todos los de Myriam y me encantaron. Lástima no tener aun el final.

Besos

Scannacristiani dijo...

i like ur style