viernes, 2 de mayo de 2008

la muñeca encantada

cuenta una conocida historia propagada en su mayoría en el sector mexicano que una niña tuvo una vez una muñeca embrujada. Ésta muñeca era mala.

Era un día normal y la abuela decidió ir al cementerio llevando a su menor nieta. Ella criaba a la niña junto con su esposo.

Cerca de una de las tumbas, la niña encontró una muñeca olvidada. Le gustó mucho y la recogió al instante para mostrarsela a su abuela.

La abuela le dijo que era probable que la muñeca fuera de alguna otra niña a la cual se le debió haber caido. Así que miraron por todos lados para ver si encontraban a alguien que reclamara la muñeca. En realidad a la abuela no le hacía mucha gracias que su nieta se quedara con esa muñeca de extraña procedencia pero como no encontraron a ninguna dueña para la muñeca, la niña se apropio de ella y se la llevó a su casa.

Los primeros días con la ilusión de su muñeca nueva, la niña hablaba sola en su cuarto y jugaba. La abuela escuchaba como la niña jugaba en su habitación.

Pero poco a poco la niña fue volviéndose respondona y malcriada e incluso empezó a dejar de comer.

Cuando la abuelita le preguntaba porque no queria comer ella contestaba que la muñeca no quería que comiera y que a la muñeca no le gustaba que sea buena.
Ella decía que si no hacía lo que la muñeca le decía, la muñeca le pegaría.

La abuela obviemente le comenzó a decir al principio que dejara de jugar y que comiera orque las muñecas no hablaban pero la nieta seguia diciendo con toda seguridad que ella si hablaba con su muñeca.

Cuando las cosas llegaron a un estado crítico, la abuela preocupada escuchó unos gritos de la niña. Escuchó golpes y que la niña lloraba en su habitación.

La abuela fue acorriendo a ver lo que sucedía y cuando abrió la puerta del cuarto se dió con una sorpresa. La niña estaba sobre las piernas de la muñeca y ésta le estaba dando nalgadas e insultando.

La muñeca tenía losojos iluminados de una luz verde y con odio le pegaba a la niña.

La abuela intentó salvar a su nieta, pero la muñeca era muy fuerte y empezó a jalarla de los cabellos. La anciana llamó a su esposo para que la ayudara y entre los dos arrancaron de los brazos de la muñeca a la niña. La muñeca se escapó corriendo por la ventana dejando dentro de la habitación uno de sus zapatos.

Duarante la noche, los perros ladraban y varios vecinos vieron que una figura pequeña rondaba los jardines.

A la mañana siguiente los perros amanecieron muertos, como si alguien con un puño pequeño los hubiese dado mil golpes hasta matarlos.

Todas las noches sucedía algo extraño; así que la abuela decidió consultar con un párroco y éste fue a bendcir la casa y les pidió a la niña y a la abuela que fueran juntas a dejar el zapatito de la muñeca al cementerio donde lo habían encontrado.

Ellas hicieron lo que les dijo el padre y desde ese entonces la muñeca no ha aparecido mas.

No hay comentarios: